Trump, la crisis de inmigrantes, y el LatinExit en elecciones intermedias

Imagen Cortesia del PanamPost

Los latinos están conscientes de los desaciertos que ocurren en sólo dos meses de gobierno de Biden. Su pésimo manejo de la política interna, tanto como de la externa. De este modo, las bases del Latinexit han sido sentadas. El movimiento toma fuerza. Sin duda, las elecciones mid-term de 2022 se les están yendo a Biden de las manos.

Según la opinión del senador republicano James Lankford, 100 % de los inmigrantes que llegan a la frontera, pueden entrar en Estados Unidos. Algo que califica como una situación de “fronteras abiertas”.

El político de Oklahoma lo dijo mientras estaba en McAllen, Texas, junto con otros republicanos, organizados por Ted Cruz, quien muy pronto podría ser el nuevo líder de la minoría en el Senado, sustituyendo a Mitch McConnell de Kentucky, quien ya no es nada bien visto desde la galaxia MAGA.

¿Quieren saber por qué estamos viendo este aumento loco en la frontera?, se pregunta Ted Cruz en un video en el que una vez más un político hace el trabajo de los medios, brindando información directa a la gente. “Porque Joe Biden le dijo al mundo: vengan”, contesta.

En un nuevo capítulo de dados cargados por parte del mainstream media a favor de la administración Biden, la realidad en la frontera sur de Estados Unidos no está apareciendo a fondo en las pantallas de los televisores.

Ante esto, los políticos conservadores están reportando los hechos desde sus propias redes sociales. No es sólo que el gobierno no “permita” a los medios tomar video en algunas zonas. Sólo algunos políticos que viajan y permanecen en pocos puntos fronterizos, pueden relatar el caos humanitario que se está viviendo, y que involucra a miles de familias, y de niños no acompañados, llegando a Estados Unidos, y que tarde o temprano son liberados.

Donald Trump, por su parte, está de regreso en los medios de comunicación, concediendo entrevistas en diversos espacios informativos. El tema principal que aborda es la crisis de inmigrantes, que según él, destruirá al país.

Los migrantes deben entrar legalmente, dice, no de esa forma desordenada, y en eso tiene razón. A cualquier país, no sólo a Estados Unidos, añadiría cualquiera que sea auténticamente nacionalista.

Por supuesto, la crisis de los inmigrantes no va a destruir a un país tan poderoso, con cerca de 330 millones de habitantes, así sea que sólo en febrero pasado hayan sido detenidos 100.000 centroamericanos que intentaban ingresar.

Lo que sí va a destruir esta crisis es el éxito de Biden y del Partido Demócrata en 2022, ya que le va a restar el voto latino, que burros o elefantes necesitan tanto para ganar la Casa de Representantes.

Los latinos no están conformes con una situación de frontera abierta —diríase de “transfrontera”—, por cuatro importantes razones.

Uno, porque sienten su seguridad amenazada no por las familias de inmigrantes, sino por los criminales que sin duda van mezclados con las caravanas.

Dos, porque los cárteles mexicanos, que además del narcotráfico se dedican al tráfico humano, están haciendo su agosto. Esto también es algo que indigna a los latinos en Estados Unidos.

Tres, las condiciones indignas en que está aglomerada la gente que arriba de Centroamérica, cómo duermen, su encierro, su mala alimentación.

Y cuatro, la falta de las mínimas precauciones por parte del gobierno para evitar la propagación del COVID-19, tanto entre la población de inmigrantes que ingresa, como entre la población estadounidense.

Todo lo cual relata un pésimo manejo de crisis por parte de la dupla Biden-Harris.

Pero, ¿quién causó esta crisis? La verdad es que fue el propio Biden quien dejó en campaña entrever que flexibilizaría las medidas para los migrantes. Lo hizo para ganar las elecciones. Para generar simpatía.

Y con ello originó caravanas y más caravanas de migrantes centroamericanos. Miles de niños, de adolescentes, de madres solteras en la frontera, que llegan con mil penurias esperando salir de la pobreza y la inseguridad de sus tierras. Que no, no llegan por ser invierno, como dijo el presidente, sino porque los criterios migratorios se relajaron.

Pero ahora que Biden ganó las elecciones, este tema le ha revirado como un bumerang, y no parece poder resolverlo.

Los latinos ya establecidos en Estados Unidos van a castigar con su voto a los demócratas por abrir las fronteras indiscriminadamente, sin filtros. Y con ello, además, causar un caos humanitario con los hermanos de Centroamérica, por lo inhumano de mantener a la gente encerrada y durmiendo en el suelo, y por la propagación del COVID-19.

¿Qué tipo de política es Esta, de dejar entrar a todos de pronto, a cientos de miles, como si nada? ¿A quién conviene esto?

Estos latinos que ya viven en Estados Unidos son los que sí votan. No los que van entrando. Pero no lo harán por el partido de Biden el próximo año. Eso es el Latinexit: que los latinos dejarán de votar en automático por los demócratas sólo porque piensan que hacerlo les genera algo bueno. Cuando es exactamente lo contrario. El caos fronterizo le está abriendo los ojos a la gente. Esto es populismo electorero de los demócratas, y además, operado de la peor manera.

Y no sólo el tema de los inmigrantes provoca el desengaño para los hispanos en Estados Unidos. También el ver a un presidente que no está en las mejores condiciones para tomar decisiones en un momento crucial para este país, que compite contra China por la hegemonía mundial.

La conferencia de prensa que ofreció Bien este jueves 26 de marzo, tras 64 días de gobierno sin atender a la prensa, reveló que no está al 100 % de su capacidad intelectual para resolver los serios problemas que enfrenta este país, y que debe ser apuntalado por sus asesores todo el tiempo.

La conferencia puso al descubierto que Biden olvida las cosas con facilidad, pierde momentáneamente la noción de lo que está haciendo, y eso significa que quien realmente está al frente es la vicepresidente Kamala Harris, a quien le ha incluso llamado “presidenta”.

No es nada nuevo, pero sí sorprende que aún con una conferencia tan calculada en los detalles para no dejar espacio a errores y dejar ver a un presidente con problemas cognoscitivos, la realidad se impusiera y Biden no hiciera un buen papel.

Ya en la noche, Trump fue entrevistado al respecto por Laura Ingraham en su espacio de Fox News, ese mismo jueves 25 de marzo. Tiene razón en que la frontera nunca había estado tan mal como está hoy. Trump tenía el tema fronterizo bajo control.

El neoyorkino también aludió a la reunión del canciller Blinken con autoridades chinas en Anchorage, Alaska. Dijo que durante su administración China no le hablaba de esa manera a Estados Unidos. Que regresó miles de millones de dólares de China a Estados Unidos, negocios que se habían asentado en oriente, estaban de regreso a casa.

Los latinos están conscientes de todos los desaciertos que ocurren en sólo dos meses de gobierno de Biden. El pésimo manejo de la política interna, tanto como de la externa, por parte del gobierno. Y así, las bases del Latinexit han sido sentadas. El movimiento toma fuerza. Sin duda las elecciones mid-term de 2022 se les están yendo a Biden de las manos.

Por: Raul Tortolero

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: